Tratamientos Anti Acne

Tratamientos Anti Acne



Tratamientos para combatir el acne
Existe una gran cantidad de tratamientos del acne en venta, de los cuales hay varios de ellos que no han sido probados científicamente.

Los tratamientos para el acne que dan éxitos nos darán pequeñas mejoras entre la primera y la segunda semana, de esta manera el acné disminuirá generalmente por unos 3 meses. Luego, la mejora empezara a quedarnos por siempre. En cambio los tratamientos que nos prometen resultados en 2 semanas, son probablemente una decepción para nosotros. Una mezcla de tratamientos, puede disminuir notablemente la cantidad y la gravedad del acné en muchos casos. Esos tratamientos para el acne, que son muy efectivos en su mayoría, ayudan a tener un mayor potencial de efectos secundarios y necesitan un mayor grado de control y seguimiento médicos. La mayoría de las personas consultan con un especialista para ver qué tratamiento contra el acne les va a servir, especialmente cuando se tiene en cuenta la posibilidad de combinar distintos tratamientos.

A continuación detallare una lista de los más conocidos tratamientos del acne y más eficaces:

Exfoliación de la piel
La exfoliación de la piel es un buen tratamiento del acne. Puede hacerse mecánicamente usando un paño abrasivo, con un líquido frotante o químicamente. Los agentes exfoliantes químicos ponen en juego al ácido salicílico y al ácido glicolito, los cuales ayudan a que se produzca un desprendimiento de la capa superior de la piel, previniendo una reconstrucción de células muertas que se combinan con el pus para bloquear los poros.

Bactericidas tópicos
Existen muchísimos productos bactericidas que contienen peróxido de benzoilo para disminuir suavemente el acné. La crema o gel que tiene peróxido de benzoilo se pone dos veces por día en los poros sobre la región que peor se encuentre afectada, principalmente, previene lesiones nuevas eliminando al acne. Contrariamente a los antibióticos, el peróxido de benzoilo tiene la ventaja de ser un fuerte oxidante y es por esto que no parece ofrecer resistencia. Sin embargo, el uso diario y prolongado, causa sequedad, irritación local de la piel y enrojecimiento. Un régimen honesto debe incluir el uso cotidiano de preparaciones de peróxido de benzoilo con una concentración de 2,5% que, mezclado con hidratantes no comedogénicos, evitan el resecado de la piel. Se debe ser muy precavido antes de usar el peróxido de benzoilo en el tratamiento del acne, porque puede blanquear cualquier tejido o cabello que este en contacto con este. Por cierto, otros bactericidas que se han usado alguna vez contra el acne incluyen triclosán o gluconato de clorhexidina, pero éstos no son tan buenos como el peróxido de benzoilo.

Antibioticos tópicos
Otros tratamientos son los antibióticos que se aplican externamente así como el eritromicina, clindamicina, estimicina, o tetraciclina que su función principal es eliminar las bacterias que han quedado en los folículos bloqueados. Mientras que el uso de antibióticos tópicos es tan efectivo como el oral, este tratamiento del acne impide algunos dolores de estómago como efecto secundario, o interacciones con otros medicamentos como por ejemplo la píldora anticonceptiva, pero también puede quedar peor y expandirse en otras áreas, aparte del rostro.

Antibióticos vía oral
Los antibióticos orales usados en el tratamiento del acné incluyen eritromicina o uno de los antibióticos derivados de la tetraciclina. La tetraciclina tiene una mejor absorción es la oxitetraciclina o alguna de las que se administra en una única toma por día, como doxiciclina, minociclina o limeciclina. También se usa trimetoprima en algunos tratamientos del acne. Sin embargo, reducir la bacteria que produce acne no conseguirá que disminuya la secreción de grasa y el comportamiento anormal de la célula que es la causa inicial del la obstrucción de los folículos. Los antibióticos se vuelven cada vez menos útiles y efectivos debido a la resistencia común de nuevas bacterias del acne. El acné volverá a aparecer en poco tiempo al final de los días que permanezca el tratamiento, y más tarde en caso de ser aplicaciones tópicas y semanas más tarde en el caso de tomar antibióticos orales.

Tratamientos hormonales
En el caso de las mujeres, el acne puede llegar a mejorar con tratamiento hormonal. Las píldoras anticonceptivas que combinan un estrógeno con un progestágeno tienen algún efecto, pero el antagonista de la testosterona, ciproterona, en combinación con otro estrógeno conocido como el Diane 35, es muy efectivo logrando así disminuir notablemente los niveles hormonales de andrógenos. Diane-35 no se encuentra en algunos Estados, pero ahora esta disponible un nuevo contraceptivo por medio oral que contiene la progestina drospirenona, con menos efectos secundarios que el Diane-35, llamado Dianette. Estos dos métodos pueden ser usados cuando las pruebas de sangre demuestren altos niveles anormales de andrógenos, pero son más efectivos cuando este no es el caso. Si se tiene un grano grande o pareciera no afectarle otro tratamiento, un dermatólogo puede administrar una justa inyección de cortisona específicamente en ellos, esto generalmente reduce la irritación y la inflamación de inmediato. Esto aplana el grano haciendo que sea más fácil taparlo con maquillaje y también hasta puede ayudar en el proceso de alivio. Son mínimos los efectos secundarios, pero también pueden incluir un blanqueado temporáneo de la piel en los costados del punto donde se ha inyectado. Este tratamiento también acarrea una menor consecuencia de cicatrización que una intervención quirúrgica.

Retinoides vía oral
Reduciendo la secreción de las grasas desde las glandulas.
En este tipo de tratamientos contra el acne se hace con una toma diaria de una hormona derivada de la vitamina A como la isotretinoína que se comercializa con el nombre Accutane, Derccutane o Roaccutane durante un periodo de 4 a 6 meses.

Se desconoce el mecanismo exacto por el que actúa la isotretinoína, pero se piensa que funciona primariamente disminuyendo la secreción de las grasas. No obstante, algunos estudios nos dicen que afecta a otros factores en relación con el acné. Se ha demostrado que la isotretinoína es mejor tratando acné grave y también puede mejorar, o bien limpiar alrededor del 80% de las heridas de los pacientes que sufren de acne, con resultados asombrosos. Este tratamiento del acne tiene efectos más duraderos que otros tratamientos como los antibacterianos y generalmente desaparecerá el acné por siempre. Este tipo tratamiento requiere si o si supervisión médica por un dermatólogo porque el medicamento debido a las grandes consecuencias por efectos secundarios, de los cuales pueden ser muy graves y comprometedores.

Casi un 25% de los pacientes afectados que se deciden por este método contra el acne, sienten una pequeña recaída después de un tratamiento. En dichos casos, un segundo tratamiento de 4 a 6 meses más se aconseja para obtener por fin los resultados deseados. Generalmente recomiendan dejar pasar unos cuantos meses entre ambos tratamientos, porque la condición puede mejorar más después de detenido el tratamiento.

Fototerapia
Mucho tiempo se pensó que se podía conseguir una notable mejoría a corto plazo mediante la luz del sol. Pero, hay estudios que demuestran que la luz solar hace un efecto contrario empeorando el acné a largo plazo, aparentemente debido al daño que produce la luz ultravioleta. Hoy en día, se ha empleado luz visible con resultados muy efectivos para combatir el acne. En particular luz azul que irradian las bombillas fluorescentes especiales y también se usan LEDs o láser. Se ha demostrado que si se emplea fototerapia dos veces por semana, se reduce el número de lesiones de acné en un 64%, incluso es más eficaz que cuando se usa todos los días. Parece que este tratamiento contra el acne hace que las porfirinas generen radicales libres al ser alumbradas con dicha luz azul.

Terapia de calor
Este tratamiento para el acne es tremendamente eficaz. Utiliza calor a una temperatura específica para eliminar la bacteria, causando que ella misma se autodestruya. El tratamiento se llama Zeno, se usa para tratar acné suave y moderado. Por lo general se ven los cambios en un día o en tres tratamientos.

Cicatrices de acné
Es muy común que el acné grave deje cicatrices por donde la piel crece de una forma volcánica. Dichas cicatrices son muy difíciles de tratar y además no es normal que las cicatrices consigan quitarse exitosamente por completo. En esos casos se recomienda recurrir al conocido tratamiento de cicatrices.